SANTO DOMINGO

El pilar fundamental de este proyecto fue que la entrada de la vivienda estuviese en sintonía con la arquitectura de la casa.
Para ello, ampliamos los espacios, depuramos las paredes con formas orgánicas, abrimos la ventana con una generosa cristalera y aclaramos la bajada de la escalera para integrarla en su conjunto. Todo ello bajo la premisa de creaciones poéticas, cargadas de expresión artísticas.
Llevamos a cabo un mural pictórico de gran formato; abstracción de un paisaje desértico.
En el pavimento de la entrada hemos optado por la interpretación de un Mondrian ya que en definitiva, hemos perseguido la búsqueda de la simplicidad de la comunicación con el exterior e interior en todos los elementos, incluyendo también el diseño del mobiliario.
Ir arriba